Skip to main content

El Proyecto Nueva Generación celebra sus primeras dos graduadas

 “Como ven, soy una persona muy determinada,” dijo Elizabeth Pagán. “Desde el primer día, yo sabia que iba llegar a mi meta.”

En diciembre, las primeras dos maestras se graduaron del Proyecto Nueva Generación, una colaboración entre la Asociación del Vecindario de Logan Square y la Universidad de Chicago State. Después de 6 años y medio estudiando, trabajando tiempo completo y criando adolescentes, Elizabeth Pagán y Maritza Díaz recibieron sus diplomas de educación bilingüe. Son las modelos para 60 más padres de LSNA y 335 otros padres y líderes comunitarios en el estado de Illinois que están estudiando para ser maestros por medio de la nueva iniciativa “Crece sus Propios Maestros.”

NG Graduates

Pagán y Díaz van a ser maestras bilingües, lo cual llena una necesidad que siempre está creciendo en Illinois. Su meta es enseñar en Logan Square.

“Como padres tenemos las destrezas para educar a nuestros propios hijos en la comunidad,” dijo Pagán. “Traemos una comprensión de la comunidad y las dificultades por cuales hemos pasado y podemos mostrar a nuestros hijos que como Latinos podemos perseverar.”

El Proyecto Nueva Generación creció del trabajo de la Asociación del Vecindario de Logan Square involucrando a los padres en las escuelas. Cada día en las escuelas de Logan Square, cientos de padres trabajan en salones como padres mentores; corren centros comunitarios de aprendizaje donde ofrecen clases de inglés y GED; participan en los Concilios Escolares de sus escuelas; y luchan por justicia de vivienda, salud e inmigración. Ahora, más de 60 padres en Logan Square están siguiendo el camino de Pagán y Díaz y están estudiando para ser maestros bilingües.

El método de la Universidad de Chicago State de enfocarse en la comunidad hizo que el Proyecto Nueva Generación fuera un éxito. Aunque CSU esta localizada en las calles 95 y Martin Luther King Dr., los profesores venían a Logan Square para dar sus clases.

“Cuando me enteré de este proyecto, sabía que era una oportunidad única,” recordó Pagán. Por seis años y medio, iba a la escuela mientras trabajaba tiempo completo en una compañía de seguros y criaba a sus tres hijas.

Fue un viaje difícil hecho posible por las amistades formadas con los otros estudiantes en el cohorte de Nueva Generación. “Celebramos nuevas vidas y lamentamos las muertes y corazones rotos, lo cual hace este logro mas grande,” dijo Pagán. “Logan Square es mi hogar. Quiero enseñar en mi comunidad.”