Skip to main content

Sueños e Innovación Desarrollan un Legado de Aprendizaje Comunitario

Imagina una escuela donde la comunidad se une para aprender – los niños, los padres, la familia entera – de 8am a 8pm. La escuela es un lugar donde todo tipo de recursos educativos están disponibles en arte, salud, académica, lectura, liderazgo y mucho más. Es un sitio donde las familias se enseñan y organizaciones comunitarias y personal escolar se unen para formar una red de apoyo de programas, recursos y servicios. Es el centro de la comunidad. Es una Escuela y Centro Comunitario de Aprendizaje de LSNA.

Hace casi dos décadas, LSNA empezó a asociarse con las escuelas y familias de Logan Square para buscar maneras de traer más oportunidades y apoyo educativo a los estudiantes y sus padres. La idea era que el ambiente de aprendizaje de la escuela se pudiera expandir a un centro vibrante de actividad después del horario del día escolar. Centros Comunitarios de Aprendizaje (CLC) eran la solución, empezando con la Escuela Primaria Funston en 1995. Ahora, LSNA sirve a casi 1,000 familias cada semana - con personal constituido por padres y miembros de comunidad – en un total de cinco CLC escolares en las escuelas primarias Funston, Monroe, Mozart y McAuliffe y la escuela intermedia Ames.

Eva Calderón recuerda cuando la idea de un CLC en la Escuela Mozart surgió. La Sra. Calderón empezó como una madre voluntaria en 1975, cuando sus cuatro hijos asistían a la escuela. Ella recuerda que otra madre la ayudaba a aprender inglés para que se pudiera comunicar mejor con el personal de la escuela y la enseñaba maneras de involucrar a otras familias en Mozart. En 1987, la directora vio una oportunidad y pidió que Sra. Calderón tomara la posición de Enlace entre Escuela y Comunidad – para desarrollar relaciones entres los padres, Mozart y la comunidad que estaba rápidamente cambiando.

Sra. Calderón trabajó sin cansancio para hacer que la escuela se sintiera abierta para los padres y buscó maneras para “abrir las puertas de la escuela.” Ella vio la necesidad entre los padres por acceso a más servicios y por educación para adultos y niños. Ella quería algo como su mentor para cada padre. “Nunca olvidaré esa ayuda,” ella dice. “Ese tipo de apoyo es necesario para nosotros en la comunidad.” Entonces comenzó la asociación entre LSNA y la Escuela Primaria Mozart para desa

rrollar un Centro Comunitario de Aprendizaje para satisfacer esa necesidad.

Historias como esta describen el desarrollo de cada uno de los cinco Centros Comunitarios de Aprendizaje de LSNA. Es lo que los hace un modelo único de aprendizaje comunitario – todos han crecido directamente de los sueños y la innovación de los líderes comunitarios y la visión de las escuelas. De esta fundación, una práctica de hacer uso de y desarrollar la sabiduría y los talentos comunitarios ha emergido para hacer que cada uno de los centros sea un gran éxito. Las decisiones que hay que tomar para los CLC se toman por medio de un Concilio Asesor constituido por padres, personal de LSNA, miembros de la comunidad, administración de la escuela y educa

dores, para que se forme una verdadera asociación entre la escuela, la comunidad y LSNA.

Esta asociación se ha expandido a incluir varias organizaciones de todo Chicago, quienes se unen con los CLC para ofrecer una variedad de programas a los estudiantes y sus familias. En dos de los centros, los estudiantes disfrutan de comida caliente cada tarde del programa Kids Café de Greater Chicago Food Depository, mientras otros se benefician de clases de cocina de Purple Asparagus. Durante una noche, familias se pueden convertir en artistas y bailarines con Art Resources in Teaching, Chicago Ballet o artistas residentes de México. Mientras los padres estudian inglés o para el examen GED con instructores del Colegio Malcolm X, los estudiantes están jugando futbol o basquetbol con Go Girl Go o Girls in the Game.

La diversidad de los recursos comunitarios ha atraído a apoyo clave de fundadores incluyendo a Illinois State Board of Education 21st Century Community Learning Centers, Elev8, Community Schools Initiative, Illinois Community College Board, y Chicago Department of Human Services.  Pero para Sra. Calderon, hay mucho más de las actividades disponibles que hacen que el CLC sea tan maravilloso. “Es diferente poder asistir a clases y talleres aquí en la escuela en vez de ir a un lugar afuera,” ella explica. “Somos una familia aquí; esto es nuestro hogar, nuestra comunidad.”